« Uno de esos días | Main | Algo que he encontrado »

Una risa, oiga

La clase política me tiene de lo más desconcertado.

Por una parte tenemos a un señor declarando que si se descubre alguna implicación del gobierno en el asunto del petrolero desparramado en nuestras costas lo encubrirá, como buen Español.

Así, con dos cojones, como antes.

Luego uno se entera de que aquel señor ya estaba cuando el cabroncete aquel del "Españoles" y los tiros por la espalda a los poetas y los fusilamientos en las tapias de los cementerios. Ahí es cuando te entran las ganas de quitarle lo de señor, no sea que le venga grande y pesado, al ancianito.

Por otra parte el PP en Europa diciendo que eso de no apuntarse a la guerra -con lo que mola eso de tirar bombas, oye- es una cosa de falsos pacifistas y tal.

Permitiéndose recordar a los ingleses que eso de no votar, al final, a favor del "hola me llamo Estados Unidos y hago lo que quiero con mi dinero ( y el tuyo ) " está muy feo.

A fin de cuentas somos uña y carne con EE.UU.

Hasta tal punto, fíjense, que el amigo Bush sólo tiene que girarse para poder hablar con Aznar.

Dándole tiempo a sacar la lengua del culo, por supuesto.

Dentro de nada y tal y como está el patio, ser pacifista será un insulto.
Es decir, se puede ser pacifista, pero de boquilla.

Nada de pacifistas de esos que tienen voto con peso y pueden impedir una guerra que, en realidad, es más una vendetta personal del que tira de los hilos de la marioneta esa que tienen en la Casa Blanca que otra cosa.

Porque se le ve en los ojitos a Bush que, aparte de conducir borracho, no ha hecho nada emocionante.

Y eso de escribir tu nombre en la historia ( bueno, en eso que ellos llaman historia ) tiene su gracia.

Sobre todo si la escribes con la sangre de otros.

Una risa oiga.

Por otra parte me ha tranquilizado saber que la Iglesia Católica, esa Santa Institución con la que no me meteré por no pelarme los nudillos con el teclado, no considera pecado ver Harry Potter ni El Señor De Los Anillos, ni nada de eso.

Siempre y cuando los pequeños entiendan y puedan diferenciar con claridad el Bien y el Mal.

Y digo yo que, si la idea es esa, habría que apartar a los niños de los televisores a la hora del telediario , no sea que por una de aquellas empiecen a hacer preguntas tontas del tipo:

" Oye papá, pero esa tierra que están reclamando a tiro limpio los de los tanques, ¿ es de ellos o de los tipos de los petarditos atados al pecho ? "

O mejor aún:

" Oye mamá, el señor ese que dice que nada de negociar durante meses, que las hostias vienen y pronto, ya sabes; ese con cara de tener ganas de apretar algún botoncito -preferiblemente rojo-¿ no es hijo del otro señor aquel que mandó y que no terminó de ajustarse las cuentas con el tipo ese que se supone que ahora es el malo, habiéndole quitado primero el puesto a ese otro que iba por ahí tirando torres y del que ya nadie habla? "

O la pera limonera:

"Oye abuelito, ¿ qué le ha pasado al primo valenciano de Pinocho ? Es que ya nunca hablan de él. Sí, el viejecito aquel que se recuperó milagrosamente levantándose de la silla de ruedas nada más pisar su ciudad.
Pinochín o Pinochet o algo así. "

Casi puedo verlo.

De todas formas, aquí no pasa nada.

Un partitido de fútbol, unos CD's de las popstars, unas horitas extras para poderse comprar otro coche más molón ( y de paso calentar el hueco que llenaría un parado ) y nada; aquí paz, una guerrita preventiva y después, gloria.

Eso sí, con el permiso de la clase política y el clero.

Dios los tenga presentes.

Algún día no muy lejano, a ser posible.


Music: Chanson - Bobby Mcferrin

TrackBack

TrackBack URL for this entry:
https://www.tormentasenlamente.org/mt/mt-tb.cgi/5

Post a comment

(If you haven't left a comment here before, you may need to be approved by the site owner before your comment will appear. Until then, it won't appear on the entry. Thanks for waiting.)