« Es tu turno | Main | Malditos Escritores Malditos »

Las listas

Las listas no servían para eso.
Aunque, parece ser que, a los gerifaltes del pentágono eso se la trae al pairo.

El proyecto original consistía en elaborar listas de jóvenes con notas bajas y con problemas de adaptación para ayudarles a mantener, alcanzar en algunos casos, un mínimo con respecto a sus compañeros.
Una iniciativa pedagógica de cierto interés, por decir algo.

El uso que se está dando a esas listas es el siguiente:

Veteranos de la guerra de Irak, que ya lleva suficiente tiempo en marcha como para que los haya, llaman personalmente a los jóvenes que figuran en ellas. Les convencen de que su país los necesita, de que están llamados a ser los nuevos héroes.

El concepto de Héroe, desde los griegos, ha cambiado bastante.

Se trata de enfocar el reclutamiento a masas sensibles, sensibles por tener un par de cables por ahí arriba que no conectan demasiado bien, gente que busca su sitio y que quizá pueda encontrarlo siendo el próximo Rambo, pero con más amigotes.

Por supuesto las protestas de los comités educativos están cayendo en saco roto. Y los avisos de ciertos senadores republicanos que cada vez encuentran, y señalan, más paralelismos entre el conflicto iraquí y aquella escaramuza de Vietnam, también.

Tal y como está el patio, con Patriot Act de por medio, si se oponen con demasiada dureza a estas medidas del gobierno podrán ser tachados de traidores, malos americanos, y todo eso con lo que se les llena la boca en cuanto alguien señala la cantidad de estupideces en nombre de la nada y el poder que se están llevando a cabo.

Pero eso ya lo sabemos, claro.

Hay quien piensa que la cosa no va con ellos, que todo lo que ocurra allí no tiene nada que ver con el mundo en que viven, el suyo. Entiendo que es agotador, con todas esas versiones de la realidad circulando por ahí fuera, ponerse a desgranar, a vigilar el lenguaje, a ver qué hay detrás de cada una de las cosas que les cuentan; de esa virtualidad, esa imagen que les ponen delante y llaman estado actual de las cosas.

Entiendo que prefieran no valorar ciertas cosas, ser felices, vivir sus propias vidas, paz en el mundo, buen rollo y gran hermano.

El problema, aunque no lo vean, es que están en otra lista.
Sin gente como ellos todo esto no sería posible.
Algún día les llamarán, sí.
A darles las gracias por su sumisión, por su falta de interés, por su mirada dócil, por esos cojones, reales o metafóricos, que tienen.

Por ser buenos ciudadanos de un mundo cada vez más justo e igualitario.
El Puto Paraíso De Los Teletubbies �?�
Que bonito todo, joder.

TrackBack

TrackBack URL for this entry:
https://www.tormentasenlamente.org/mt/mt-tb.cgi/1

Post a comment

(If you haven't left a comment here before, you may need to be approved by the site owner before your comment will appear. Until then, it won't appear on the entry. Thanks for waiting.)