« Diciembre 2005 | Main | Febrero 2006 »

23 de Enero 2006

Tómate un respiro

Es un flujo de conciencia que quiero desordenar. No hablar de nada, tan solo dejar que fluya, que salga, que corra, que se enrede y vaya saltando.

Drogas, [ No lo digas, subrutinas de defensa subliminales asociadas a la idea predominante se activarán ] Las drogas ayudan.

Son "malas" porque hacen ondular la barrera que separa lo que ves de lo que hay detrás, debilitan el lazo significante significado, mueven la lente de su sitio, crean vacíos a los que dirigir una atención cortocircuitada y libre de modos preestablecidos de trabajar con las impresiones externas. Y entonces, si sabes mirar, tu mirada se cae y penetra en el suelo y se hunde, abajo, abajo.

Y entonces ves que TODO es mentira.

Todas esas cosas dentro de ti que no son tuyas y que te hacen creer que sí lo son, [ anfitrión de ideas parásito ] y luchas y las defiendes, y te enfadas con todo porque no sabes que tienes que enfadarte contigo, por haberte dejado violar así, por haberlo permitido; por dejar que te digan cómo tienes que ser y luego afirmar que nadie te puede enseñar, ni ordenar, eso.

Por mentirte, tarado, tarada, tengas lo que tengas debajo del pantalón, debajo de la falda, no importa; estás perdido, estás perdida, no tienes nada que hacer aquí salvo caer, caer y batir las alas, arriba, arriba, arriba, alimentar la máquina de dolor que mueve el mundo. Con tu consentimiento, con esa venda que llamas tú.

Así que cae, húndete, sal por el otro lado. Saluda al esquimal, boca abajo, como en los dibujos animados. Entra por un extremo y sal por el otro. Como una bala. [ Caballero, las balas que viajan al límite de su equilibrio no trazan lineas rectas, hacen zig zag, ¿hacemos el amor una vez más? ]

Artefacto semiótico de fragmentación del sentido. Reestructura la rebeldía, busca en los bordes de la conciencia, piérdete y vuelve a encontrarte, pero esta vez a ti. �?salo todo, lo que sea necesario, para comprender, para verlo de verdad, no para dormir tranquilo diciendo que ya lo has visto, no para dormir el sueño aprendido de una gran masa que caga, mea, folla y escupe sin conciencia de su alrededor más extenso. Lupas para micropenes, revistas y estéticas que masajean el ego y promueven la sensación de formar parte de algo más grande. Falsas cadenas rotas para falsas libertades alcanzadas. No hay nada más grande que tú porque está todo dentro, todo lo de fuera. Hazlo explotar, sácalo, quédate vacío, pon las cosas en el orden adecuado, la ausencia, sí, el silencio, sí, devuélvele al caos lo que es suyo.

Fúmate algo y empieza a trabajar en ello.

Pero primero, tómate un respiro.

13 de Enero 2006

Momentos

Hay pequeños gestos, pequeñas historias, que no van a ninguna parte.
No proyectan lineas de futuro, salvo las del recuerdo que serán después, y, sin embargo, le dan sabor a las cosas.

Un cruce de miradas que podemos recordar toda la vida, la sonrisa de aquel vagabundo, ese beso sin motivos que casi fue, esa chica que te miró mientras lloraba, esa noche extraña en la que todo acabó del revés; hastiado de risas.

Pequeños momentos, intensos, que saturan la existencia de una forma momentanea y después desaparecen para no volver.

Sin continuidad.
Sin significado.
Sin mayor trascendencia.

Sólo eso; momentos.