« Adrede | Main | Soplaba las gotas »

[Artículo Ateneaglam Diciembre 06]

Se supone que, con tanto informe televisivo y con tanta noticia sobre el tema estas cosas no deberían de pasar y, sin embargo, siguen pasando.

Davide es mi amigo. Pasó un tiempo yendo de habitación en habitación, unas veces alquilado, otras veces acogido con una hospitalidad que, como casi todo, solía ser pasajera. Buscaba un sitio donde instalarse y, por lo que me contaba, no era nada sencillo.

Es italiano, buena persona y un trabajador serio.

Si se topasen con esa escena en la que uno está trabajando y los otros tres están mirando, él sería el que trabaja.

En sus pocos ratos libres buscaba piso. No encontraba nada y acudió a una inmobiliaria.

Habló con ellos para que le consiguiesen un pisito donde poder dar con sus huesos. Porque es uno de esos tipos nerviosos que no engordan ni a la de tres, y tanto ir de aquí para allá, colchón arriba, colchón abajo, le había consumido un poco la silueta, así que lo de dar con sus huesos, en este caso, no era sólo una expresión. Las modelos deberían de plantearse lo de buscar piso como sustituto de las dietas a base de manzana. Despierta menos sospechas y es igual de efectivo. Doy fe de ello.

Como es un tipo legal supuso que los de la inmobiliaria también lo serían, así que no dudó en firmar el contrato donde se comprometían, durante tres meses, a buscarle un piso de las condiciones y precio que él quería. A cambio de cuatrocientos euros, por los servicios prestados.

Esta misma semana lo tienes. Sin problema. Tenemos muchos pisos para ti.

Muchos.
Claro.

Siguió buscando piso como un loco. Empezó a preocuparse por su situación, así que les llamó. Prometían llamarle al día siguiente, pero siempre terminaba llamando él, y el resultado era el mismo.

Tres semanas después las cosas empezaron a ponerse feas. Había sacrificado una cantidad de dinero que no le venía bien gastar. A cambio de techo. Ahora mismo estaba sin las dos cosas, y cualquiera que haya estado en esa situación sabe que uno necesita dinero para ir sorteando lo que va saliendo al paso, pero sus fondos para este tipo de emergencia lo tenían los del �??esta misma semana lo tienes.�?�

Para gestiones, claro.

De vez en cuando le proporcionaban teléfonos de pisos en alquiler. Teléfonos a los que siempre contestaba alguien, de mala gana, diciendo que ya estaba alquilado. Llegó a ver un piso. Una ratonera que, a día de hoy, sigue libre. Cuando fue a verla había tres personas como él y dos más subían mientras él bajaba, sin creerse lo que acababa de ver.

No habrá problema, le habían dicho. Tenemos muchos pisos para ti.

Se les olvidó mencionar que, todos esos pisos, excedían al menos cien euros su presupuesto, incluso la pocilga multitudinaria.

Me preguntó si podía contar aquí, en esta revista, lo que le había pasado y habló con ellos sobre la denuncia que les iba a poner si no le devolvían su dinero.

El departamento jurídico de la inmobiliaria le dijo que tenía que presentar sus quejas por escrito y explicar por qué no estaba contento con el servicio, él explicó todo lo que les he contado, y bastante más, por supuesto. Fue entonces cuando esa maravilla de letrada que tienen al teléfono, tras pensarlo un poco, hizo una observación que la cubrió de gloria:

Igual los dueños no te alquilan porque eres extranjero.
Así, tal cual. Y se quedó tan ancha.

Mi amigo, ya flipando en estéreo, le dijo que sí, que es extranjero, igual de extranjero que cuando les dio un dinero que, por cierto, ellos no parecen querer devolverle.

Porque, antes de cobrar, no había ninguna pega, ni con sus condiciones, ni con su país de procedencia, ni con el precio. Después, simplemente, pasaron del tema.

Así funciona, señores.
La jodida pandilla inmobiliaria.

Para que vean cómo está el patio.

TrackBack

TrackBack URL for this entry:
https://www.tormentasenlamente.org/mt/mt-tb.cgi/92

Post a comment

(If you haven't left a comment here before, you may need to be approved by the site owner before your comment will appear. Until then, it won't appear on the entry. Thanks for waiting.)