« Enero 2007 | Main | Marzo 2007 »

23 de Febrero 2007

Canciones de amor [Ateneaglam Marz-Abr]

¿Nunca te has preguntado a quién demonios le cantan todas esas canciones de amor?

Es decir, ¿de verdad esos multimillonarios cascatímpanos sienten las cosas que escriben en sus letras?

Nuestro departamento de documentación, tras un riguroso estudio efectuado en un ambiente de lo más profesional, donde no ha faltado alcohol, tabaco y otras drogas no tan legalizadas, ha llegado a la conclusión de que sí; sienten todo eso, pero no por una persona, sino por una cosa concreta.

El dinero.

Sí, sí, lo sé, puede resultar chocante así de primeras, pero, una vez conocido este dato, hagamos repaso del tipo de frases que solemos encontrar en esas canciones y veremos cómo todo va cobrando sentido: "Eres todo para mí", "Haría cualquier cosa por tenerte", "te quiero más que a nada en este mundo", y un largo etcétera, incluyendo auténticas declaraciones de principios, como la famosísima "Everything I do, I do it for you", que es algo como "Todo lo que hago lo hago por ti."

Más claro, agua.

Sin abandonar esta línea radical de amor al poderío económico, tenemos a Bon Jovi cantando algo que, traducido, viene a ser: "si me pides que llore por ti lo haré, si me pides que muera por ti lo haré."

Eso explica muchas de las cosas que vemos hacer a los artistas, ¿Verdad?

Sin embargo, otros intérpretes van más lejos y profundizan en las inquietudes que el amor por el bienestar material puede producir en sus almas sensibles. Por ejemplo, una conocida canción romántica dice así:

"No puedo estar sin ti, si tú no estás aquí me quema el aire"

Cualquiera puede darse cuenta de que esta frase, en realidad, hace alusión a lo difícil que resulta mantener el aire acondicionado de una modesta mansión en primera línea de playa en Miami si no se tiene dinero para pagar el recibo de la luz.

Es de cajón, vamos. Hasta un concursante de Gran Hermano podría darse cuenta.
Bueno, vale, quizá no, pero ya me entiendes.

Luego sigue en la misma línea de inquietudes existenciales con un verso que reza así:

"Derramaré mis sueños si algún día no te tengo, lo más grande se hará lo más pequeño"

Está bastante claro; si no hay dinero el mega chalet se nos queda en un modesto pisito de sesenta metros cuadrados, echando por tierra nuestra paz interior, euro a euro, y eso, cuando uno es un poeta de ese calibre, angustia. De la leche, vamos.

Otros sin embargo, lejos de los versos donde se proyecta el miedo a la pérdida de poder adquisitivo, se regodean en éste y nos cantan alegres frases como:

"Eres todo para mí, los años han sido días contigo"

Bien. Todos los que tenemos trabajos de verdad hemos sospechado que el tiempo, cuando uno está forrado, debe de pasar rapidísimo.

La frase anterior, por si quedaba alguna duda, lo confirma.

Otros, que son tenidos por los más románticos, incluso entre compañeros de profesión, o lo que sea eso, hablan abiertamente de su apego al dinero, ya que jamás imaginaron que alguien descubriría -y diría a todo el mundo- a qué están cantándole en realidad.

Así pues encontramos, en su obra, joyas como esta:

"y a pesar de que parezca hasta mentira, puede que la vida siga pero, si tú no estás, ¿pa qué?"

Se puede decir más alto, pero no más claro; la vida, sin cantidades indecentes de dinero para derrochar, no tiene sentido para estos genuinos románticos Pro SGAE.

Nos parece interesante que la línea de pensamiento propuesta en este pequeño texto, que no puede extenderse por cuestión de espacio, sea continuada por ti, ya que, durante años, has sido engañado desde las ondas por estos himnos al capital disfrazados de amor romántico. Así que ya sabes; si repasando tus canciones de amor favoritas encuentras frases que, con este nuevo enfoque, revelan su auténtico sentido, háznoslo saber.