« Noviembre 2009 | Main | Octubre 2010 »

9 de Junio 2010

María

Siempre he dicho que, si tuviese una hermana, serías tú.

Porque siempre que te necesité, me cuidaste, a mí, que no llevo tu sangre, como si fuésemos una sola cosa.

Porque pudimos haber echado algún casquete y preferimos querernos de otra forma, más para toda la vida, como se quieren los hermanos que se entienden y saben a quién tienen delante.

Porque supiste que debajo de mi locura había alguien bueno.

Porque compartiste tus cosas conmigo y yo puse las mías en tus manos y nunca jamás me hiciste daño ni, espero, yo a ti.

Porque yo compartí tu alegría y tu compartiste la mía y fuimos justos haciendo lo mismo con las cosas malas.

Porque cuando enfermé por todo el daño que me habían hecho tú estabas allí cuidándome, literalmente.

Porque intentaste darme soja para que comiese más sano, y unos polvitos que parecían colacao.

Porque los dos nos reímos de lo nervioso que se ponía algún rollete tuyo al verme danzando por tu casa.

Por el Ommmm y todo lo rarito que siempre hemos podido compartir sin pensar que estábamos firmando una nota de ingreso en el psiquiátrico de la exclusión social.

Porque mi vida ha sido más grande al conocerte y porque, aunque no nos mole ponernos ñoños, sé que los dos nos queremos más que mucha gente que se lo dice todos los días.